Contacto

Iside Sarmiento Periodista, Escritora y Asesora de Feng Shui para hogares, negocios y construcción.

Info: 506 88518899  vivafengshui@gmail.com

Thomas Lin Yun trajo el Feng Shui a occidente. Creador de la escuela del Bagua con la puerta de entrada y gran maestro quien dejó su cuerpo físico el 11 de agosto del 2010.

*Aqui en la presentación y bendición de la primera edición de mi libro durante la clase "Secretos milenarios". Universidad de Harvard, 2009.

Libro de Feng Shui

Tercera Edición 2013

Capítulos nuevos, información complementaria y más imágenes!

" ¿La cama siempre tiene que apuntar al norte? Con preguntas como ésta me dí cuenta que lo que hacía falta para entender esto del Feng Shui era aprender tres cosas básicas: que hay distintas escuelas, que el Feng Shui personal es diferente para todos y que se puede escoger la escuela que mejor se ajuste a su espacio o a sus necesidades".

Iside Sarmiento, Feng Shui, el arte de la buena vida.

Aquiera su versión Digital:

3.900 colones. Ideal para el iPad!

Más info y adquiere tu versión digital

 

Aromas doTerra

 

Una gota de menta doTerra equivale a 28 tazas de té de menta, es excelente para despejar la respiración, oxigenar el cerebro y revitalizar.

La Lavanda ayuda a minimizar el stres, ayuda relajarse y a dormir placenteramente. 

El limón ayuda a la limpieza en el oficio doméstico y abrillanta el estado de ánimo. 

 

Conectémonos

Iside y el Buda de Jade.

El Jade es una piedra preciosa de alta vibración que se relaciona a la protección y la riqueza. Al fondo las Peonias, flores de la primavera y del amor. El Buda de la abundancia es gordo y sonriente porque transforma las situaciones. Este Buda de Jade sostiene un RuYi, el cetro de poder y está parado sobre una flor de loto, representación de la iluminación. Elefantes representando la solidez a la entrada de un espacio.

Badaling, Beijing. China. 2010

 

Suscríbete gratuitamente a esta web y recibe info sobre próximas clases, charlas gratuitas y tips. vivafengshui@gmail.com +506 88518899

Insignia

Cargando…
La leyenda dice que había una montaña en el centro de la isla. En ella habitaba Evenor junto con su esposa Leucipe y su única hija Cleito. Poseidón, el dios del mar, se enamoró de la bella Cleito y tuvo trato carnal con ella. El dios, celoso de los hombres, hundió el suelo y aisló la colina donde ella vivía, creando zonas alternas de agua y tierra. Manantiales de agua caliente y de agua fría rodeaban el lugar, e hizo que crecieran de la tierra toda clase de alimentos en abundancia.

Cleito dio a luz a cinco parejas de gemelos varones. Poseidón entonces dividió la isla en diez partes, dándole al primogénito de la primera pareja la casa de su madre y los terrenos circundantes, y le hizo rey por encima de los demás. A los otros los hizo príncipes y les dio un gran territorio. Al mayor de estos hijos le puso de nombre Atlas y por él la isla y todo el océano se llamaron Atlántico.
Los hijos de Poseidón originaron dinastías reales. Y luego, el imperio de los atlantes se extendía hasta Egipto y Tirrena. La isla producía la mayor parte de lo que requerían para los usos de la vida, comenzando por el oricalco, metal sólido y fusible que brillaba como el cobre y que por entonces existía en muchos yacimientos en la isla, y era más preciado después del oro. Había abundante madera para los carpinteros y suficiente sustento para los animales, tanto domésticos como salvajes. También había toda especie de fruto que admitiera cultivo, desde legumbres y frutos de cáscara dura que permitían hacer bebidas y ungüentos. Utilizando todas estas riquezas de su suelo, los habitantes construyeron templos, dársenas, puentes y puertos.

El Reino de los Atlántides se convirtió en próspero, progresista y poderoso, que ensanchó su dominio por medio de la conquista, avasallando a todos los pueblos del Norte de Africa, hasta llegar a Egipto.
Los Atlantes eran altos, orgullosos y atrevidos, que cruzaban el océano pues eran maestros en construcción de naves, puertos y palacios que decoraban con bronce, estaño y orocalco.
Estos hombres amaestraban elefantes, cultivaban bien los campos, sembraban cereales, frutas y legumbres, planeaban obras hidráulicas en la parte central de su dominio, en la que formaron una lista de 125 leguas de longitud y 83 de anchura, cruzando la región con zanjas de riego, rodeado por un canal de 100 pies de profundidad, 200 estadios de anchura de circuito, alrededor de un extenso y fértil valle de forma cuadrada.
Este acueducto recibía las aguas que se precipitaban de las montañas, que limitaban la planicie, las que después de tocar la ciudad, desaguaban en el mar, formándose así una isla, que era maravilla de arte y de poder.

La Metrópoli quedaba rodeada por varios recintos concéntricos, alternados de tierra y agua, alimentada esta última por el mar, formando así no solamente un puerto, sino una fuerte muralla alderredor de la ciudad.
Uno de los hijos de Neptuno gobernaba la parte de la isla que quedaba frente a lo que es hoy la España, región que dominaban bajo el nombre de "Iberos", cuyo idioma, el vascuence, no tiene parentesco con otros europeos, el que se habla en el Norte de dicha península y Sur de Francia.

Aconteció entonces, según relato de los sacerdotes egipcios, (según cómputo de años lunares, aconteció el Diluvio Bíblico en 2379 A.J.), que los Reyes de la Atlántida habían formado una grande y maravillosa potencia, cuya fuerza reunieron para dar un golpe a Egipto, Grecia y a todos los demás pueblos de ese lado.
Bajo estas circunstancias, los dioses marcaron entonces su destrucción, y "Atenas, oh Solón, hizo brillar, en todo lo que valía, su valor y poder, librando al triunfar, los pueblos sojuzgados."
Entonces ocurrieron terribles temblores e inundaciones, desintegrándose la Atlántida, la que desapareció con todos sus habitantes en un solo día y una sola noche. La desaparición de la Atlántida causó un obstáculo insuperables para la navegación, por la gran cantidad de fango que la isla dejó al hundirse, quedando obstruida la salida por el Estrecho de las Columnas de Hércules.

La desaparición repentina de todo un continente no halló en aquellos tiempos otra explicación que la que propagaron los pueblos del Mediterráneo, atribuyéndola a la envidia de los dioses, lo que no extraña, ni de que haya todavía hoy personas que dudan que el continente perdido existió, tomando el relato de Platón por una simple fábula.

Sin embrago, los comentarios de Platón sobre la existencia de Atlántida, quien decía que "las islas Azores y Canarias son los restos de Atlántida", no es la única fuente sobre ella. Homero, que vivió 100 años antes del tiempo, en que los sacerdotes egipcios le refirieron su historia a Solón, hablaba ya de un país en el Océano, fuera de los límites de tierra firme, llamado "El Eliseo", tierra dichosa en que no se conocían ni inviernos, ni tempestades, la que menciona también en su Odisea, llamándola en ella: Isla Afortunada, colocándola cerca de las Canarias, Azores y otras partes del Atlántico, cuya existencia entonces no se puso en tela de duda hablándose de la felicidad de la que debían disfrutar en ella.

Por otra parte, Aristóteles hizo saber que la Atlántida era muy extensa en longitud, localizándola frente a las Columnas de Hércules, poblada de bosques, no dejando de mencionar sus tierras de riego.
Marcelo decía que la Atlántida era "como una isla más grande que la Liberia y el Asia unidos." Y según datos no muy exactos, queda una diferencia de varios años entre la destrucción de Atenas y la desaparición de la Atlántida, pero es de creerse que ambos acontecimientos se registraron a un mismo tiempo, (recuérdese que hubo una guerra entre ellos), es decir aproximadamente entre los años 2379 y 2374 A.J., motivados por el Diluvio Bíblico.

Vistas: 73

Archivos adjuntos:

Responde a esto

© 2019   Creada por Iside Sarmiento.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio